Judias blancas

Desubre platos de judias blancas

Judías blancas con verduras

Cuando hace frío afuera, me encanta tomarme un plato lleno de judías blancas con verduritas. Es una receta muy sencilla de hacer en grandes cantidades y poder congelar las raciones para otro día.

Además, y esto es una gran ventaja, es otra manera de poder darle a los niños las verduras, camufladas en un plato de legumbres.

Judías blancas con verduras

Tiene ingredientes sencillos que es probable que los tengas todo el año en tu cocina. Y lo mejor de este plato es que se puede personalizar añadiéndole o quitándole lo que quieras.

Con esto quiero decir que tienes permiso para experimentar y convertirlo en un plato a tu gusto, con tus verduras valorizas.

Puedes añadir trozos de patata, de calabaza... La col rizada es intercambiable con espinacas, acelgas o incluso hojas de remolacha.

Todos los ingredientes que te sobran por la nevera los puedes reutilizar en esta receta. Lo puedes comer como un primer plato o como plato principal con una rebanada de pan rústico.

Ingredientes para 6 personas:

  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cebolla mediana, cortada en cubitos
  • 2 zanahorias medianas, picadas en cubos
  • 2 tallos de apio, cortados en cubitos
  • 1 puerro grande, cortado en láminas
  • 2 dientes de ajo, picados
  • 400 gramos de judías blancas secas
  • 700 gramos de tomates cortados en cubos
  • 6-8 tazas de caldo de verduras o agua
  • 2 ramitas de tomillo fresco
  • 4-5 hojas de col rizada (descartando las hojas exteriores)
  • Sal al gusto

Elaboración:

  1. Remoja la noche anterior las alubias en agua fría para que estén blandas para cocerlas.
  2. En una cazuela grande, calienta el aceite a fuego medio. Añade la cebolla picada y deja que se poche unos minutos, revolviendo con frecuencia hasta que la cebolla comience a ablandarse.
  3. Añade las zanahorias, el apio y los puerros. Continua la cocción, revolviendo con frecuencia, durante unos 5 minutos más. Agrega el ajo y póchalo otros 30 segundos, teniendo cuidado de no dejar que se queme.
  4. A continuación, añade las judías escurridas, los tomates cortados en cubitos, el caldo y el tomillo. Añade sal al gusto (puede que no necesite mucha sal si el caldo es salado).
  5. Deja que cueza todo a fuego lento durante 1 hora más o menos, hasta que las judías estén tiernas. Si ves que es necesario, añade más caldo o agua.
  6. Una vez pasado el tiempo, añade las hojas de col rizada, remueve y deja cocer otros 10 minutos más.
  7. Prueba y agrega más sal, si es necesario. Sírvelo en caliente.